Denisse Salas

30 Años


Denisse Sonriendo

“Ampliando la sexualidad dentro de un mundo heterosexual ”

Por Dee Asimbaya

¿Creemos estar seguros de nuestra sexualidad, pero en realidad hemos experimentado lo suficiente para saber lo que nos gusta? ¿O consideramos que sabes que como hombres y mujeres tenemos que estar atraídos hacia el género opuesto? En el caso de Denisse, ella descubrió después de su segunda hija que no había explorado su sexualidad. Con su cabellera lacia, cara delgada, pómulos prominentes, cejas pobladas, nariz estilizada, labios delgado y complexión fina, Dennisse lleva una vida de bajo perfil, muy pocas personas podrían descifrar que categoría sexual posee, lo cual nos lleva a entender que una categoría solo es en definitiva un gusto que no hace diferente a alguien. Su personalidad es dura , silenciosa y parece que siempre te analiza, buscando saber si puede confiar en ti. A pesar de ser un tema complejo para ella y de las múltiples dudas, decidió contar su historia.

Empezó su vida sexual desde los 15 años, pero siempre tuvo parejas heterosexuales. Incluso se casó y tuvo dos hijas. Siempre estuvo convencida que su preferencia sexual era definida, además de que vive en una familia quiteña tradicional que le enseñó que a las niñas solo les gustaban los niños. A su vez para ella presentar una pareja “normal” era complicado, como reaccionarían hoy por hoy sus familiares si llevara a dos mujeres o dos hombres. Es decir que en casi toda su vida no pudo experimentar por las limitaciones de personas cercanas.

Ella considera que el tema más complicado en su realidad, después de encontrar pareja es saber como criar a sus hijas. Es el único tema para el cual solo tiene tres respuestas y espera que sea la propicia “ Como mamá siempre le digo a mi hija de 14 años que se cuide, sea libre y que le apoyo en lo que decida, palabras que yo no recibí y aún las espero”. Hoy en día Denisse tiene dos oficios, seguir trabajando como chef y criar a sus hijas con libertad de ser.

Nunca es tarde para ser feliz, experimentar o simplemente encontrarte sin importar los prejuicios. La edad solo es un número, no un limitante.