Una mujer que tiene una atracción emocional, 
                     romántica y sexual hacia otras mujeres. Un hombre o una mujer 
                     que tiene una atracción emocional, romántica y sexual hacia otra persona del mismo género; 
                     algunas personas solo utilizan el término en referencia a los hombres gay. La palabra “gay” es preferible a la palabra 
                     “homosexual”, la cual puede asociarse con matices clínicos que algunas personas encuentran ofensivos. Es un término general que describe a las personas cuyo sexo mental o 
                     identidad de género, el sentido interno de ser hombre o mujer, es diferente del sexo asignado por el médico al nacer. El sexo está determinado 
                     por varios factores, el más importante es la información en el cerebro o sexo mental.
                     Las transiciones de género hacen énfasis en cambiar el cuerpo para que se alinee con la mente, porque la información en el cerebro no cambia. 
                     La identidad de género es innata. <b>Son personas no apegadas a los estereotipos de género</b> cuyas expresioned, incluidos sus comportamientos 
                     o apariencia, difieren de las expectativas sociales sobre los roles del sexo asignado a ellos/ellas al nacer. 
                     Una niña transgénero es una joven que se identifica con el género femenino, pero fue asignado el masculino al nacer. Un niño transgénero es un joven que se identifica
                     con el género masculino, pero fue asignado el femenino al nacer. 
                     Todos tenemos una orientación sexual y una identidad de género, ambas diferentes. Las personas transgénero se pueden identificar como heterosexuales, 
                     lesbianas, gays, bisexuales o en duda. Las personas transgénero pueden necesitar atención médica especializada para asistirles con su transición de 
                     género. El poliamor consiste en amar a varias personas a la vez, de forma consensuada, 
                     consciente y ética. Quienes lo defienden consideran que el amor no tiene que estar restringido, porque si se quiere a alguien se desea lo mejor para esa 
                     persona y eso incluye poder ampliar su vida amorosa y sentimental. La única condición es el amor entre las personas y la aceptación de la relación por 
                     parte de todas ellas. La palabra viene del inglés polyamory, que a su vez procede del griego y el latín: significa literalmente “muchos amores”. 
                     Esta palabra fue acuñada a principios de los 90, cuando el poliamor empezó a desarrollarse como un movimiento social a nivel global. 
                     También se puede llamar poliamoría. Las personas que lo practican son poliamorosas, poliamóricas, poliamoristas o simplemente poli. La pansexualidad es una orientación sexual definida como: la atracción sentimental, 
                     y física hacia cualquier persona, independientemente de la orientación sexual o sexo de la otra persona. La demisexulidad se define como una orientción sexual en la que la persona  
                     desarrolla interés sexual hacia otra,  solo cuando hay un fuerte vínculo emocional. La bisexulidad es una orientación sexual que define a la atracción sexual 
                     y sentimental hacia personas de dos géneros. Una identidad bisexual no necesariamente equivale a una atracción igual hacia ambos sexos; 
                     también es común que personas con una marcada, pero no exclusiva, preferencia hacia un sexo sobre otro también se identifiquen a sí mismas 
                     como bisexuales. La asexualidad denota la falta de atracción sexual. También se lo define como 
                     el bajo o nulo interés en la actividad sexual humana. La asexualidad no está relacionada con la abstinencia o celibato, ya que estas pueden estar 
                     relacionadas a creencias personales o religiosas. Andrógino es una persona que físicamente tiene características de ambos sexos; es 
                     decir, facciones femeninas y masculinas a la vez. Esto no está relacionado con la orientación sexual del individuo. Las personas Queer se identifican por no reconocerse como mujer, hombre o transexual. 
                     Consideran que estos definen su orientación sexual. Ellos consideran que hay todas las posibilidades en un ser humano.  El significado de Queer en español es extraño o poco común.

¿Categorías Sexuales?

ALEXA

La historia de una niña transexual

Por Nathalie Jiménez

A los ojos de sus padres, era un varón…

Ellos recuerdan un cumpleaños en el que Alex quería ser la princesa de la fiesta. Globos rosa y flores, no era posible. Compraron un traje de príncipe grande y vistoso, intentando complacerlo. Entre piñatas y confeti, le pintaron un lindo bigote, lo que ocasionó que Alex llorará desconsoladamente. Ese evento demostró a sus padres que algo andaba mal.

Desde que tenía un año ocho meses, Alex se identificaba con muñecas y con juegos que comúnmente son de niñas. A los tres años su deseo por tener muñecas y vestirse de rosado permanecía. Todo lo que se compraba llevaba este color, la cobija, la toalla…

Una gran preocupación emergía en los padres; les dijeron que era una etapa, que eran signos de que Alex cuando crezca sería un excelente padre. Definitivamente no fue así, era parte de su ser.

A los 5 años, él se veía y actuaba más femenino, quería dejarse una larga cabellera. Su madre insistía en que no podía llevar el cabello de esta forma, no podía usar faldas. Hasta que su hijo mayor le preguntó ¿Por qué te complicas tanto? Esta pregunta la dejó fría y se hizo el mismo cuestionamiento ¿Por qué?, pues la repuesta era simple. Eran los miedos de dar un paso tan controversial dentro de una sociedad conservadora.

Empezaron a buscar información y encontraron que más padres estaban en esta situación. Contactaron al primer psicólogo, un chico muy joven que no pudo sobrellevar el caso. Acudieron a más psicólogos, que trabajaban en centros de prestigio y muy costosos. Una de estas aclamadas psicólogas, les dijo “Podemos medicarle”, con una parsimonia única. La madre de Alex se opuso rotundamente, esa no era una solución para ella. Fue una época nefasta para Alex y para su padres. Acudieron a otro centro con esperanzas de que pudieran ayudarlos, algunos dijeron que no conocían del tema, otros aceptaban ayudarlos, pero no se veían resultados positivos.

A la edad de 5 años, Alex dijo a sus padres que quería morirse. Los psicólogos que en ese entonces trataban a Alex, no lo estaban ayudando. Aunque parezca inverosímil; un niño que debería preocuparse solo de a qué jugará mañana, tenía en su mente ideas suicidas.



Yo soy Jazz…

A la oficina de la mamá de Alex, llegó un chico gay llamado Miguel, ella se acercó a él en busca de respuestas. Al conocerlo y contarle su caso, se dieron cuenta de que las manifestaciones eran diferentes. Miguel le comentó que él tiene una amiga transgénero y que él consideraba que debían hablar con ella. Después de unas semanas, se reunieron con ella. Al conversar encontraron varias similitudes entre lo que había pasado la amiga de Miguel y lo que estaba pasando Alex. Sus padres se acercaban cada vez más a la respuesta. ¿Esto podía ser cierto, tenemos una niña transgénero?

En uno de los canales nacionales, se transmitía el programa estadounidense “Yo soy Jazz”, que cuenta la historia de una niña transgénero. Los padres de Alex lo empezaron a ver, y encontraron más de una similitud entre Jazz y Alex.

Finalmente, y por la ayuda de la amiga de Miguel, llegaron a las manos del doctor Edgar Zuñiga. Él fue el primero que le hizo varias pruebas psicológicas para descartar patologías como demencia o esquizofrenia. La confirmación era un hecho. Ellos no tenían un hijo, tenían una hija en un cuerpo de niño. Debido al apoyo del doctor Zuñiga, pudieron informarse aún más de lo que ser trangénero significa. Juntos, procedieron al paso de la aceptación.



Siguiente paso, transición…

La transición era algo que ellos ya habían empezado a hacer. Dentro de la casa le permitían vestirse como ella deseaba, era una forma de aplacar la frustración y el dolor que Alex sentía. Prosiguieron por reconocer el nuevo nombre que ella había escogido, ya no era Alex, ahora era Alexa. Las dudas y la incertidumbre invadían a los padres de Alexa, constantemente se preguntaban si realmente estaban haciendo lo correcto. ¿Qué pasaba si en unos años Alexa les reclamaba de por qué le dejaron hacer eso? O si por el contrario, les reclama por qué no la dejaron ser feliz?, Eran preguntas que les quitaban el sueño.

A pesar de sus cuestionamientos, decidieron llevarla a que se haga los agujeros en las orejas. Solo entró su mamá con ella. Con lágrimas en los ojos y una gran sonrisa Alexa dijo: “Al fin mami”. Su madre grabó este día con una cámara fotográfica, y también lo grabó en su corazón.

Esa era la respuesta que sus padres estaban buscando. Cómo podía estar mal algo que hacía tan feliz a su hija, algo que la llenaba de Paz.

Ahora ya no la llaman Alex, ahora es Alexa y no es que Alex haya muerto, simplemente nunca existió, siempre fue ella.



Un colegio católico…

Alexa y su hermano estudiaban en un colegio católico. Antes de la transición, ellos ya eran víctimas del bullying, por el hecho de que Alexa era diferente. Los padres, tomaron la decisión de cambiarlos. Tenían que estudiar un colegio laico, debido a los prejuicios de la iglesia.

En esta búsqueda incesante, 14 establecimientos laicos y de prestigio, les cerraron las puertas. Aquellos colegios que aseguraban que educaban a líderes del futuro, no estuvieron dispuestos o listos para aceptar a una niña transgénero. En agosto, los aceptó una escuela de inclusión. Los padres aliviados de haberla conseguido días antes de que empiece el año lectivo, no lo dudaron y los inscribieron a ambos. Porque esa era una de las condiciones que les pusieron, que entren los dos.

Días después, se dieron cuenta que esta escuela trataba con niños que tenían alguna desventaja física o mental. Alexa y su hermano, siempre fueron alumnos sobresalientes, esta no era la escuela que ellos necesitaban. Sus padres determinantes decidieron cambiarlos y en busca de otro colegio llegaron a una institución que les abrió las puertas con los brazos abiertos. La directora de este colegio les dijo “Su búsqueda acabo, este es el colegio en el que sus hijos estudiarán”. De inmediato, la directora le pidió a la psicóloga un taller para que todos los miembros del plantel sepan qué son los transgénero. Sin embargo, manejan la identidad de Alexa con cuidado, sólo cuatro personas saben la condición de Alexa. En esta institución se maneja el nombre de Alex para los asuntos legales, pero para los profesores y compañeros ella es Alexa.



La vida en rosa…

Actualmente, Alexa tiene ocho años. Disfruta de su infancia como todas las niñas de su edad, está consciente de que se viene un mundo muy duró encima de ella; sin embargo, su única preocupación por el momento es ser feliz y disfrutar de los colores que tiene la vida. Son sus padres quienes abogan en su lugar y están dispuestos a luchar por los derechos de su niña. Ellos nunca pensaron que un día serían activistas, pero así es. Ellos conocieron a más familias que están afrontando la misma situación y se han unido para darse fuerza y hacer frente a una sociedad en la que los niños transgénero no son visibles.

“Nosotros como familia escogimos compartir de estos momentos, fuera muy triste justamente que yo no la pudiera acompañar, que yo me negara, porque no era como yo quise que fuera. Yo decidí acompañarla en los momentos felices, y en los tristes también.”

-Padre de Alexa

“Tienes opciones, o no la aceptas o haces un mundo mejor. Ser feliz no puede estar mal , es lo que me orienta a decir que estamos haciendo lo correcto”